jueves, 12 de febrero de 2009

la culebra de ipure

Introducción

La culebra es una danza de marcada ascendencia indígena que se relaciona con la leyenda de la laguna de Ipure, su origen se remota posiblemente a la época en que la región estaba poblada por los indios capaya o el cacique capaya, voz de la cual deriva el nombre colonial del lugar, capayacuar.

Según informaciones recogidas en el caserío, hace muchos años se realizaba una danza en hilera a serpientes en la cual intervenían hombres y mujeres descalzos.
Municipio Acosta

Evolución del nombre: desde 1713 hasta 1876, san Antonio; desde 1876 hasta, municipio Acosta.

Significado del nombre: en honor a José Eusebio Acosta, Caudillo de las guerras intestinas post-independentistas.

Ubicación: Norte del Estado Monagas.

Limites: Norte: Municipio Montes del Estado Sucre.

Este: Municipios Caripe y Piar.

Sur-Oeste: Municipio Cedeño.

Situación Geográfica: 63º 34 – 64º 56 long. Oeste.

Capital: San Antonio de capayacuar.
Escudo
Fundación: 07 de agosto 1713 por fray jerónimo de muro

Superficie: 658km.

Porcentaje de la superficie del estado: 2,28%.

Población: 16.836 habitantes (censo 2001)
Porcentaje de la población del estado: 2,36%.

Densidad de población: 25.5 habitantes/km.

División territorial: dos parroquias: san Antonio y san francisco.

Clima: templado, presentando temperaturas entre 17 y 24º.

Pluviométrica: tiene una precipitación promedio anual de 975 mm.

Hidrografía: posee un extraordinario potencia hídrico, por ser naciente de importantes ríos y afluentes de interés como los iros colorado, Guarapiche, cocollar, rió negro, capiricual, rió de oro, quebrada bucare, etc. Surtidores del embalse el guamo.

Altitud: 450 m.s.n.m

Relieve: accidentado: lomas, mesetas, depresiones.

Fauna: aves (pájaros, palomas, rapaces, domesticas), peces (guaraguara, kerepes), reptiles (iguanas, lagartos), mamíferos (cachicamos, venados, lapas y dantos).

Vegetación: bosques húmedo premontano, siendo las especies mas reprsentativas el bucare (eritrina glauca), guamo (inga sp), cedro (cedería odorata); caoba (swictenia macrophylla), caobazo (brunellia sp), vara blanca (lonchocarpus sericeus), jobo (spondias Bombin).

Primitivos habitantes: aborígenes chaima.

Economía: agricultura: café, cítricos, frutos, menores, comercios, transporte, comunicaciones y turismo.

Atractivos turísticos: poza santa, puertas de miraflores, la trilla, poza del león, las iglesias coloniales de san Antonio y san francisco, la represa del guamo, serranía de turimiquire, el banqueado, poza azul, salto la laja roja, salto santa ana, el playón balneario miraflores, poza el caracol, monumento a la fundación, biblioteca William Phelps, museo parroquial.

Gastronomía: sancocho de quaraguara, hervido de cangrejo, arepas, cachapas, cazabe.

Música: mare-mare, merengue oriental, aguinaldos, gañeron, joropo oriental.

Músicos: Carlos Romero, Jerónimo Romero, Miguel Jiménez, Julio Ramos y Cipriano Ramos.

Cantantes: Cruz Parejo, Basilio Romero, Luís Romero, José Ángel Ramos, Luis Guatilla y Argenis Rondon.

Danzas y bailes: la culebra de ipure, el toro de ipure, la guaraguara, la paloma y el gavilán.

La culebra de ipure

Origen

En todas las culturas del mundo la serpiente siempre ha sido una constante y en algunas ha sido pieza fundamental de su génesis. Incluso, abriendo espacios hacia otras especulaciones, sale de los ámbitos terrestres y enigmática y sugerentemente se hace símbolo cósmico. La egipcia, la azteca, la hindú, las indesvelables africanas y todas las culturas de os pueblos aborígenes americanos la tuvieron como un ser para la veneración o como generadora o preservadora de la fuente vital.

Los indígenas chaima, nación a la cual pertenece la tribu de los capaya, pobladores de las regiones que hoy ocupan san Antonio, ipure, el rincón, el antiguo san francisco, y otros espacios del municipio Acosta, acuñaron como pieza fundamental en su consmovicion a la serpiente. Fue tan importante que llegaron a clasificarla: equey o aquí (culebra común), equey tenenucren (culebra pintada) coral y rabo amarillo, tunargaquen (serpiente de cascabel), betún (culebra vaheadora, que adormece), canacua (anguila), yuta ( culebra grande, tigra, macaurel), equeyma ( serpiente gigantesca), tenia dos afecciones, en la tierra es la inmensa y terrorífica serpiente moradora del fondo de las lagunas, pozos y casimbas, a los cuales protegía con su vida. Matarla es secar la fuente. Es la impresionante u temible equeima terrestre; en la cosepcion de la vida y de la muerte, es la inconmensurable serpiente irisada que se comba y lleva sobre su sedosa y caleidoscópica piel el alma ( riñón) de los chaimas cuando mueren, desde la tierra hasta las manos de aman roca, su modelador, para que las entregue al todopoderoso Ziz. La culebra de ipure, pues, esta enmarcada dentro de la más genuina cultura primigenia chaima, no es un mito como la asume la versión común de una visión vulgar y repetitiva.

Una leyenda tal vez, creo que muy poco deformada, la tradición ha mantenido la narración oral por un tiempo in cuantificable, conservando hasta el nombre de la familia protagonista de los hechos. Una pareja de niños de la familia talla fue por agua a la cercana laguna de ipure, taparas en mano.

Cuando, inclinados a orillas de la misma, llenaban los recipientes, emergió, súbito, la descomunal cabeza; un borbollón de espumas encrespo las aguas y la mole furiosa que emerge a medias y se sumerge con la niña prendida a las fauces. El hermanito vuelve despavorido y cuenta en la ranchería la pavorosa experiencia. Se organiza una partida con elpiache al frente y rastrean el fondo hasta encontrar al gigantesco animal adormitado; lo degollan y lo izan; fuera le abren el vientre y le extraen a la niña muerta. Esto sucedió en ipure, alheñado a san Antonio de capayacuar. A partir de ese momento, cada año y por la misma fecha, se conmemoraba el suceso conformado una serpiente humana, distribuyendo un grupo de indígenas de mayor a menor y luego se ejecutaba una danza quejumbrosa y doliente, simulando absolutamente todos los detalles del hecho. Llaman la atención que, siendo esta danza la expresión de un suceso trágico con la enorme carga de dramatismo que supone, la letra que se versifica y canta solo sea una onda a una serpiente minúscula e inofensiva, asignándole, de paso, una peligrosidad que en nada posee. Ni la más ligera alusión al discurso legendario que motiva esta danza, se reseña, lamentablemente, en la plaza.

El motivo

Fue muy posible que esto sucediera. Una de las llamadas culebras de agua (boas, anacondas, lo que sea), la hemos visto sacar de rió tigre, con una extensión de seis metros y medio.

Un animal así captura y engulle, fácilmente cualquier mamífero, por lo menos mediano, dijimos una lapa, un cervatillo o un ternero; un niño de seis años no es mayor que uno de estos animales. Cuentos de niños indígenas devorados por estos reptiles mientras sus madres lavaban o buscaban agua en quebradas o casimbas, los oíamos a cada rato cuando éramos niños y quisiéramos o no, teníamos que ir a bañarnos o a buscar agua a esos sitios, de bocas de los padres o los abuelos. Aun hoy lo cuentan los campesinos.

La danza

Se selecciona y preparan veinticinco muchachas de diferentes estaturas, siendo las ultimas cinco muy pequeñas.

Hacen una cadena colocando cada una sus manos sobre los hombros en la que la antecede. A media que la danza se desarrolla las participantes van ejecutando los movimientos que hacen las culebras al reptar; luego se enroscan, se desenrollan rítmicamente, simulan al atrapar y esguilara la niña, y en algunos casos de buena coreografías, la muerte del animal y la recuperación de la victima. Todo depende de quien dirija el montaje y de quien idee la coreografía.

El vestuario

Las primeras veinte danzarinas visten blusas amarillas y faldas amplias negras con bordes amarillos; las ultimas cinco, que representan la cola, van con blusas y faldas solo amarillas. De igual manera acostumbran vestir los músicos que acompañan el espectáculo.

Imagino que lo pudieron imitando a la coral, con trajes negros y rojos, en vez de el rabo amarillo; porque, todo hace presumir que lo que se buscaba eran efectos de colorido, los cuales muy bien se pueden sacar de los movimientos; porque no vemos la necesidad de sacrificar la lógica en aras de un efecto estético, teniendo a mano, sin esfuerzo alguno el enorme potencial del conjunto de los elementos lógicos. Una rabo amarillo no pasa de medir unos 60 centímetros, regálele hasta un metro, a eso se agrega que es una culebrita inofensiva, la cual, según las consejas, se dedica a cuerear a las mujeres embarazadas en las orillas de los caminos o de los ríos y mas nada; por su boca, abierta de par en par, no pasa, por mucha que sea la pretensión de su parte, una que otra rana y unos incautos ratones. La culebra debió ser una tremenda culebra de agua; bella por cierto, de un tan fino como elegante estampado con las más sutiles y hermosas tonalidades o variantes del marrón. Así debía ser el traje.

La música

El hecho fue luctuoso y el alma indígena es altamente sensible y propensa a la melancolía, por eso su música, por lo general, era y es el maremare o matachín, no importa que la cosa este pasando en una comunidad kariña, inventores de este ritmo, o en los palafitos warao o en lo profundo de los montes chaimas. El contacto criollo ha sincretizado no solo los instrumentos, si no también el ritmo original de este baile ritual. De lo aborigen quedaron los carrizos y el cacho y a veces hasta el ciriaco y la guarura; de lo criollo se colaron el cuatro, el tambor y hasta mandolinas y guitarras hemos visto ejecutar en estos eventos.

La danza se va desarrollando a medida que alguien que alguien va cantando una serie de versos, de los cuales existen varias versiones de diferentes autores.

También existen varios grupos que son propiamente fundaciones con el nombre de la culebra; pero el mas reconocido y respetado, con mayor tradición y constancia es al decir de los entrevistados, el que dirige la señora Columba Rodríguez, la patrona de la culebra.

Es oportuno recordar que esta es una de las piezas verdaderamente folklóricas y de paso aborígenes, con las cuales cuentan el estado Monagas, a pesar de que los versos, en todas las versiones, tienen autoría.

Los versos

¡Oh, pueblo de san Antonio te venimos a saludar, con el baile de la culebra que te vamos a presentar!
El conjunto esta formado de catorce tocadores, y la culebra vestida de dos bonitos colores.
Esta culebra se baila con bastante signatura, porque ella esta compuesta de veinticinco coyunturas.
Yo le puse a esta culebra nombre rabo amarillo, porque cuerea con el rabo y muerde con los colmillos.
Si esta culebra los muerde no la vayan a matar, porque usted no paga el precio de lo que pueda costar.
Culebra rabo amarillo yo te pensaba matar, pero yo te tengo miedo porque te vas a enrollar.
Culebra rabo amarillo ¿Por qué estas en ese estado? Enrollarse la cabeza también enrollaste el rabo.
Esta culebra de ipure venimos a presentar, ya que se encuentra enrollada se puede desenredar.







































































4 comentarios:

  1. LAS FELICITO POR LA CREACION DE SU BLOG!!!! EXITOS Y SIGAN ADELANTE. SU PROFA. JANETH M

    ResponderEliminar
  2. hola maria y elida, tienen abandonado su blog!!!! sigan nutriendolo... exitos!!

    ResponderEliminar
  3. paso visitandolas la proxima semana a ver que talll.....

    ResponderEliminar
  4. 03 Septiembre 2010, Hola, mi nombre es Abelardo Silva, de Trujillo, Venezuela. Me ha interesado tanto esta información que la he utilizado en mi programa de radio, reconociendo claro los derechos de investigación y de publicación en este Blog. Mi programa se llama "Agua Fresca" y se transmite por la FM Castan 98.3 Comunitaria en la ciudad de Trujillo. Yo hablo sobre leyendas, musica venezolana, folklore, notas generales, entre otras y se transmite al medio día. La información aqui hayada me ha sido de mucha utilidad, "Gracias por Creer que es posible,," nuestro correo: aguafrescatrujillo@yahoo.es

    ResponderEliminar